El rafting es una actividad de aventura que consiste en descender en una balsa, con la ayuda de remos, las aguas bravas de un río. Sortear las rocas y los obstáculos que se presentan durante el trayecto hace inolvidable la experiencia. El equipamiento; chaleco salvavidas, casco, traje y calcetines de neopreno consiguen que la protección del participante esté garantizada. Suele practicarse en grupo, entre 6 y 8 personas, donde los participantes van sentados en el borde la balsa. Existen unas sujeciones para los pies, situadas en   el   fondo   de   la   balsa,   para facilitar a los participantes mantener el equilibrio cuando se recorren   aguas   bravas.   En   las aguas tranquilas, los participantes, pueden relajarse, bañarse, y disfrutar del entorno. Para realizar esta actividad no es necesario tener unos conocimientos técnicos especiales ni una preparación física determinada. El monitor y guía de la actividad es el encargado de llevar la balsa por las zonas apropiadas. Los navegantes solo han de seguir sus instrucciones consiguiendo así aprovechar al máximo las experiencias que aporta la actividad.

Esta actividad es apta para hacer en cualquier época del año y es la más indicada para iniciarse en las aguas bravas.
Localizaciones:
- Rafting Río Ulla (Ponte de Sinde - Herbón)
- Rafting Río Deza (Bascuas - Cira)

prev next