El kayak es una variedad de piragua, en su origen para un solo tripulante, y que los esquimales utilizaban para pescar y cazar. En la actualidad las variantes modernas se utilizan de forma mayoritariamente recreativa y fabricadas para 1, 2, o 4 tripulantes. La navegación en kayak puede practicarse en aguas tranquilas (embalses, lagos, piscinas naturales) en aguas bravas (ríos de montaña, canales de aguas bravas) y en el mar, incluso en mar abierto.

Cuando utilizas un kayak no te subes a un kayak. Te vistes con él.

Las rutas en kayak permiten vivir emocionantes   sensaciones   mientras se disfruta del paisaje desde una perspectiva única. Atravesar bosques con vegetación típica formados por alisos, sauces, fresnos y robles. No es difícil disfrutar de la compañía de patos,   cormoranes   y   garzas.,   del sonido del agua, y ¿cómo no? Del baño.

Poder elegir entre aguas tranquilas o bravas, incluso disfrutar de ambas. En todo caso las zambullidas, chapuzones improvisados, múltiples sobresaltos y sorpresas serán los fieles acompañantes a lo largo de la ruta.